domingo, 2 de diciembre de 2007

LA VUELTA AL DIA EN OCHENTA MUNDOS

UNO DE MIS NITIDOS RECUERDOS DE INFANCIA ESTANDO ENFERMO CONSISTE EN VERME ESCRIBIENDO PALABRAS CON EL DEDO, CONTRA UNA PARED. YO ESTIRABA EL DEDO Y ESCRIBÍA PALABRAS, LAS VEÍA ARMARSE EN EL AIRE. ERAN PALABRAS FETICHE, PALABRAS MÁGICAS. ESTAS USANDO PALABRAS... LES ENCANTA QUE UNO LAS SAQUE DEL ROPERO Y LAS HAGA DAR VUELTAS POR LA PLAZA, MÍRALAS COMO JUEGAN, COMO SE NOS METEN POR LAS OREJAS Y SE TIRAN POR LOS TOBOGANES.
JULIO CORTÁZAR
Seguro que recuerdas aquel texto de Julio Cortázar. Aquel en el que te daba instrucciones para dar cuerda al reloj o para subir una escalera. Hoy te presento una página de otro libro suyo: La vuelta al día en ochenta mundos. Tú tienes que ordenarlo.

Con lo que pasa es nosotras exaltante. Rápidamente del posesionadas mundo estamos hurra. Era un inofensivo aparentemente cohete lanzado Cañaveral americanos Cabo por los desde. Razones se desconocidas órbita por se la desvió, y probabablemente algo al rozar invisible la tierra devolvió a. Cresta nos cayó en la paf, y mutación golpe entramos de. Rápidamente la multiplicar aprendiendo de tabla estamos, dotadas muy literatura para la somos de historia, química menos un poco, desastre hasta ahora deportes, no importa pero: de será gallinas cosmos el, carajo que.
JESÚS ÁNGEL REMACHA

4 comentarios:

Plinio dijo...

Que buen homenaje a este Angel-cronopio.

Los amantes de la poesía dijo...

Saludos!

marian dijo...

MADRID.- Un nuevo grafiti en el que aparecen Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre y Ana Botella, caracterizados como personajes infantiles, luce en un muro a las afueras de la capital. Es la respuesta de Asier y Muyphy, los creadores, al entierro en escombros que sufrió hace poco más de un mes su anterior obra, que parodiaba al alcalde de Madrid, tras anunciar el Consistorio que iba a endurecer las penas a los grafiteros.

'Desviados Streetart' es el nombre artístico de estos dos jóvenes que en su nueva creación han decidido incluir a Ana Botella y Esperanza Aguirre "por las declaraciones que éstas hicieron sobre el anterior mural y la posición tan dura que mantienen hacia este tipo de expresión", dice Asier.

La nueva obra tiene 22 metros de ancho y casi cinco de alto, y ha tardado en realizarse una semana. "Buscamos lugares en los que podamos trabajar con tranquilidad y que además estén abandonados para que no sean excesivamente visibles ni molestos", declara Murphy. Esto último es "para evitar las multas y la persecución que está teniendo esta forma de opinión", añade.

Las palabras de Murphy hacen referencia a las declaraciones que realizó el alcalde de la capital en la presentación de los nuevos planes de Limpieza General, donde anunció su propósito de endurecer las sanciones contra los grafiteros, y a la Ley de Modernización de la Comunidad, que contempla multas de hasta 6.000 euros para los autores de grafitis.

En esta ocasión, según sus creadores, el mural tiene un triple significado: protesta de nuevo ante la ley que impuso el Consistorio, responde a las críticas y a las consecuencias que sufrió la obra 'Gallardón loves graffiti' y reivindica el grafiti como forma de expresión. Además, "ésta ha sido nuestra forma de decir que se va a seguir pintando", añaden.

"Cuando una persona envía un artículo de opinión a un medio de comunicación y se publica, nadie lo borra, ni se persigue al autor", dice Murphy. "El grafiti es una forma de expresar opinión, es como mejor sabemos mostrar lo que pensamos y no entendemos por qué se persigue como un delito", añade. "Siempre se entra en la discusión de si es arte o es una guarrada, pero, ¿quién puede decidir qué es arte y qué no?", acaba reflexionando Murphy.

Ante todo, los autores quieren dejar claro que "nuestros murales son una expresión cómica, sin faltar al respeto", y que "no somos partidistas". En se sentido, explicaron que esta última obra "es para educar". "Igual que Barrio Sésamo te enseña que era arriba y abajo, aquí les dibujamos como personajes de Barrio Sésamo para denunciar la arbitrariedad con que ellos deciden qué es arte y qué es basura. A ellos también hay que educarles", dice Asier.

En el grafiti se ve a Gallardón vestido de vampiro -"por los parquímetros"-, a Aguirre de Doña Caponata -por ser "la de más alto rango"- y a Botella de 'supercoco' -"superbotella"-. El alcalde le pide en el dibujo a su "jefa" Aguirre que "desentierre su anterior retrato".


MADRID.- Un nuevo grafiti en el que aparecen Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre y Ana Botella, caracterizados como personajes infantiles, luce en un muro a las afueras de la capital. Es la respuesta de Asier y Muyphy, los creadores, al entierro en escombros que sufrió hace poco más de un mes su anterior obra, que parodiaba al alcalde de Madrid, tras anunciar el Consistorio que iba a endurecer las penas a los grafiteros.

'Desviados Streetart' es el nombre artístico de estos dos jóvenes que en su nueva creación han decidido incluir a Ana Botella y Esperanza Aguirre "por las declaraciones que éstas hicieron sobre el anterior mural y la posición tan dura que mantienen hacia este tipo de expresión", dice Asier.

La nueva obra tiene 22 metros de ancho y casi cinco de alto, y ha tardado en realizarse una semana. "Buscamos lugares en los que podamos trabajar con tranquilidad y que además estén abandonados para que no sean excesivamente visibles ni molestos", declara Murphy. Esto último es "para evitar las multas y la persecución que está teniendo esta forma de opinión", añade.

Las palabras de Murphy hacen referencia a las declaraciones que realizó el alcalde de la capital en la presentación de los nuevos planes de Limpieza General, donde anunció su propósito de endurecer las sanciones contra los grafiteros, y a la Ley de Modernización de la Comunidad, que contempla multas de hasta 6.000 euros para los autores de grafitis.

En esta ocasión, según sus creadores, el mural tiene un triple significado: protesta de nuevo ante la ley que impuso el Consistorio, responde a las críticas y a las consecuencias que sufrió la obra 'Gallardón loves graffiti' y reivindica el grafiti como forma de expresión. Además, "ésta ha sido nuestra forma de decir que se va a seguir pintando", añaden.

"Cuando una persona envía un artículo de opinión a un medio de comunicación y se publica, nadie lo borra, ni se persigue al autor", dice Murphy. "El grafiti es una forma de expresar opinión, es como mejor sabemos mostrar lo que pensamos y no entendemos por qué se persigue como un delito", añade. "Siempre se entra en la discusión de si es arte o es una guarrada, pero, ¿quién puede decidir qué es arte y qué no?", acaba reflexionando Murphy.

Ante todo, los autores quieren dejar claro que "nuestros murales son una expresión cómica, sin faltar al respeto", y que "no somos partidistas". En se sentido, explicaron que esta última obra "es para educar". "Igual que Barrio Sésamo te enseña que era arriba y abajo, aquí les dibujamos como personajes de Barrio Sésamo para denunciar la arbitrariedad con que ellos deciden qué es arte y qué es basura. A ellos también hay que educarles", dice Asier.

En el grafiti se ve a Gallardón vestido de vampiro -"por los parquímetros"-, a Aguirre de Doña Caponata -por ser "la de más alto rango"- y a Botella de 'supercoco' -"superbotella"-. El alcalde le pide en el dibujo a su "jefa" Aguirre que "desentierre su anterior retrato".

MADRID.- Un nuevo grafiti en el que aparecen Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre y Ana Botella, caracterizados como personajes infantiles, luce en un muro a las afueras de la capital. Es la respuesta de Asier y Muyphy, los creadores, al entierro en escombros que sufrió hace poco más de un mes su anterior obra, que parodiaba al alcalde de Madrid, tras anunciar el Consistorio que iba a endurecer las penas a los grafiteros.

'Desviados Streetart' es el nombre artístico de estos dos jóvenes que en su nueva creación han decidido incluir a Ana Botella y Esperanza Aguirre "por las declaraciones que éstas hicieron sobre el anterior mural y la posición tan dura que mantienen hacia este tipo de expresión", dice Asier.

La nueva obra tiene 22 metros de ancho y casi cinco de alto, y ha tardado en realizarse una semana. "Buscamos lugares en los que podamos trabajar con tranquilidad y que además estén abandonados para que no sean excesivamente visibles ni molestos", declara Murphy. Esto último es "para evitar las multas y la persecución que está teniendo esta forma de opinión", añade.

Las palabras de Murphy hacen referencia a las declaraciones que realizó el alcalde de la capital en la presentación de los nuevos planes de Limpieza General, donde anunció su propósito de endurecer las sanciones contra los grafiteros, y a la Ley de Modernización de la Comunidad, que contempla multas de hasta 6.000 euros para los autores de grafitis.

En esta ocasión, según sus creadores, el mural tiene un triple significado: protesta de nuevo ante la ley que impuso el Consistorio, responde a las críticas y a las consecuencias que sufrió la obra 'Gallardón loves graffiti' y reivindica el grafiti como forma de expresión. Además, "ésta ha sido nuestra forma de decir que se va a seguir pintando", añaden.

"Cuando una persona envía un artículo de opinión a un medio de comunicación y se publica, nadie lo borra, ni se persigue al autor", dice Murphy. "El grafiti es una forma de expresar opinión, es como mejor sabemos mostrar lo que pensamos y no entendemos por qué se persigue como un delito", añade. "Siempre se entra en la discusión de si es arte o es una guarrada, pero, ¿quién puede decidir qué es arte y qué no?", acaba reflexionando Murphy.

Ante todo, los autores quieren dejar claro que "nuestros murales son una expresión cómica, sin faltar al respeto", y que "no somos partidistas". En se sentido, explicaron que esta última obra "es para educar". "Igual que Barrio Sésamo te enseña que era arriba y abajo, aquí les dibujamos como personajes de Barrio Sésamo para denunciar la arbitrariedad con que ellos deciden qué es arte y qué es basura. A ellos también hay que educarles", dice Asier.

En el grafiti se ve a Gallardón vestido de vampiro -"por los parquímetros"-, a Aguirre de Doña Caponata -por ser "la de más alto rango"- y a Botella de 'supercoco' -"superbotella"-. El alcalde le pide en el dibujo a su "jefa" Aguirre que "desentierre su anterior retrato".

Abejitas dijo...

Me uno a las palabras de plinio.

Aleteos!