lunes, 7 de abril de 2014

CARTA A MICHELLE PFEIFFER

Querida Michelle: tus palabras e hace unos días... Me trajeron a la memoria estas palabras.  Fue en La Habana.
Me hicieron recordar un tiempo magnífico. Re-cordis: volver a pasar por elcorazón 
Un abrazo.
Plinio.

...Nada hay tan poderoso ni tan libre como la palabra. La palabra es un arma invencible: mantiene a raya a los enemigos de la libertad, a los felones, a los tiranos...
Con la palabra transformamos el mundo, creamos universos nuevos, construimos océanos y utopías. Con la palabra podemos derrocar tiranías y poner cimiento a las verdades. 

Enamorar.  
Con la palabra.  

La palabra es la primera en ser perseguida, porque desvela, descubre… subvierte:  transforma.
...

La palabra es compromiso -dice Ana María Matute. -Pongo mi Literatura al servicio de los que nada tienen, de los que sufren, insiste la autora de Olvidado rey Gudú o Primera memoria. Y al afirmar esto, recoge el sentir de Cesare Pavese: La Literatura es la defensa contra las ofensas de la vida.

La palabra, así, se nos hace concreta, carne, vida: por eso estremece.
...
Derrotada la República española, la "Edad de Plata", de nuestra Literatura renació décadas más tarde cuando miles de latinoamericanas 
y latinoamericanos  huyeron de las dictaduras de sus países. 
...

Julio Cortázar, García Márquez, Eduardo Galeano, Onetti, Benedetti, Sábato, Roa Bastos, y tantas y tantos otrós nos regalaron sus mejores palabras, sus mejores libros, sus sueños y esperanzas. También sus mejores años.
Seguian así la tradición de aquella intelectualidad que acudió en defensa de nuestra República: Pablo Neruda, Octavio Paz, César Vallejo
Todas. Todos somos las palabras con las que nos expresamos. 
Por eso, cuando decimos Libertad, Igualdad o Fraternidad, estamos diciendo Institución Libre de Enseñanza, María Zambrano, Giner de los Ríos, Escuela Nueva, Ferrer i Guardia, Justicia Social, Izquierdos y Derechos Humanos


Nuestra memoria está cimentada en la pasión, los anhelos y el sufrimiento de cuantos soñaron y soñamos  un mundo más justo y más libre: más igualitario. A ellas y ellos les debemos un respeto, un mundo digno. La búsqueda de la verdad.
...
Por eso enarbolamos las palabras que somos: para transformar el mundo, para construir las utopías, para poner cimiento a las verdades.

Para atravesar océanos.
Para subvertir.


Para enamorar... Jesús Angel Remacha 

No hay comentarios: