jueves, 20 de noviembre de 2008

EL OLVIDO ES EL REFUGIO DE LOS MISERABLES

El olvido es el refugio de los miserables. Acabo de abrir, como cada 20 de noviembre mi botella de cava. Brindo por la vida y por la libertad que nos trajo, hace 33 años un día como éste.
Yo conocía la comisaría como la palma de mi mano. Y la cárcel también. Por que todo el país lo era. Quizás muchos vivieran cómodamente, y otros silbaran como si no pasara nada. Y era cierto NUNCA PASABA NADA.
Aún recuerdo aquella tade. 17 años.Melena rizada. Rojo de lo rojos. Marisa y yo en un banco. Nos besábamos... con aquel hijo de puta hasta besarse era delito.
NO PASÓ NADA. ¿Otra vez aquí? -me dijo el comisario.
Si era cientos de miles de muertos en las cunetas, cientos de miles de exiliados o emigrantes, cientos de miles de libros prohibidos. Cientos de miles de besos censurados. El silencio y el olvido sigue siendo el refugio de los miserables. La palabra y la memoria, en cambio, son un barco con ganas de viento.
Franco fue un miserable asesino. Y en este amnésico país, se sigue cuestionando que se recuerde a las víctimas. YO LAS RECUERDO. RE-CORDIS; LAS VUELVO A PASAR POR EL CORAZÓN, DÍA A DÍA.
Tomo mi copa de cava. HOY YA PUEDO BESAR A MARISA. (Pero, ella sigue en Valladolid). Ay. JESÚS ÁNGEL REMACHA.

3 comentarios:

Ramón García dijo...

Quen es Marisa... Jaja profe llevas razon en todo lo que dices mis padres piensan igual que tu, de lo de Franco.

Ramón García.

jose dijo...

jajajajajaja

una ex-alumna dijo...

nucho miserable, demasiado miserable demasiado canalla. demasiada gente de la que uno sno se puede3 fiar.

gracias