lunes, 23 de junio de 2008

LLEGADA A ITACA

Y lo que os quiero decir hoy, es esto: que Ulises siempre llega a Itaca. Que no importan la belleza de Calipso, ni las tretas de Circe, ni la fiereza de Poseidón. Que de nada sirve que algún Polifemo devore a tus compañeros de viaje o que escuches cantos de sirenas. Si es férrea la voluntad, siempre se llega a Ítaca.
Después de una larga travesía por el desierto, os veo y me emociono. Habéis llegado a Ítaca. Por eso, nos hemos convocado aquí, para festejar vuestra voluntad inquebrantable, vuestra firmeza de pensamiento, vuestro deseo cumplido.
Ítaca es el viaje mismo. La aventura de la vida en sí.
Habéis disfrutado de los jardines de Babilonia, de los banquetes de Dionisios, de las lecturas de la biblioteca de Alejandría. Habéis sufrido las tormentas de Poseidón, la venganza de la cruel Hera, el cambio de vientos que pretendían equivocar vuestra ruta. también habéis viajado por las islas griegas: de Minos a Lesbos, y vuestros ojos y vuestra alma están preñados del maravilloso mundo que habéis visto.
Ahora nos traéis noticias de vuestro viaje: de vuestro syfrimiento y vuestra felicidad. por eso, nos habéis convocado para contarnos vuestro gozo. Para decirnos que seguís viaje. Que hay muchas Ítacas que os esperan. Aquí, cercana la noche de san Juan, en esta esquina del paraíso, a nosotros, a vuestros amigos.
Oficio de amanuense. Y escribo vuestra historia para que sea conocido vuestro prodigio. JESÚS ÁNGEL REMACHA

2 comentarios:

carlos dijo...

hola que tal?yo bien,espero que este fin de semana te lo pases bien

cristian dijo...

sabes que josito tiene una media naranja